h1

Humilde reflexión de mi personal visión.

enero 10, 2007

La visión de los hechos.

La vida es como una película en la que te pierdes pedazos, me refiero a la vida de los demás, aunque incluso la nuestra propia es comparable, ya que olvidamos demasiado pronto, y no vemos todos los cambios.
La vida de los demás es como la visualización de una película que nunca terminas de ver por completo, por eso, a mí entender, vemos a los demás de formas diferentes, según los ojos que miren y en el momento que miren. La perspectiva de diferentes personas sobre una misma son argumentos de un guion que cada uno y cada una interpreta de diferente forma, en parte porque es un guion incompleto, lleno de partes que nos faltan y que completan la personalidad que le atribuimos a alguien, la completan, pero anulan toda su verdad, ya que los trozos que faltan trastocarían todo el valor que le damos a lo que hemos visto y nos forma tal realidad. De este modo si tomamos una línea temporal y recordamos un hecho años después, su valor pudo haberse trastocado por completo.
Nadie conoce a nadie, y una misma persona no es igual para dos personas que la conozcan.
Por otra parte.
No solo nos influye nuestra percepción, lo que vemos, oímos, en fin sentimos en los momentos que compartimos con alguien, también lo que hablen de nosotr@s terceras personas influye. He oído muchas veces “a mí lo que digan los demás no me influye”, creo que es una incongruencia mental, algo paradójico e imposible, ya que cualquier dato, cualquier estimulo que nos llegue desde el exterior, juega en el caos de nuestra mente, y consciente o inconscientemente pasa ser un dato más, de mayor o menor relevancia, que conforma lo que pensamos.
No soy lo que veis, soy lo que muestro y la mayor parte no lo veis o comprendéis.
En nuestra mente, dibujamos a los demás con nuestro propio yo; si, sabemos que son distintos y distintas, incluso podríamos nombrar cualidades de nuestro mejores amigos y amigas sin miedo a equivocarse, y seguro que si os preguntáis si compartís tal cualidad acabarías por descubrir que si, tanto las que os gustan como las que no de vosotr@s mism@s, incluso las que desconocéis y que habitan en vuestro yo… ¿Cuántas formas de ser tengo?
Puede ser que esa persona no sea como pensamos, sino como la vemos al cotejar una acción que nosotr@s realizaríamos así, o por tal motivo y que nos agrada o nos desagrada según lo que nos guste o no de nuestros propios yos, los que vemos y los que no vemos.
“Eso lo hizo por tal, por cual”…las razones de un hecho son infinitas, pueden ser positivas, negativas, en mayor o menor grado, y nosotr@s afirmamos una verdad sobre un hecho, dándole con tal reflexión un aspecto positivo o negativo, otro engaño de nuestra percepción a mi entender, el engaño de nuestro yo en la acción de los y las demás.
Atribuir nuestras propias conclusiones, ver lo que los demás hacen, es un acto único y exclusivo de nuestro cerebro, donde por medio de filtros, como los valores morales, pasa a ser un argumento, un deseo, un pensamiento, una reflexión, una emoción…que conforma una verdad única y genuina, aunque mutable. Por eso cuando vemos un hecho en alguien, atribuimos nuestro porque a sus razones, motivos o impulsos que le llevaron a realizarlo, si a esto le añadimos la conjunción de los hechos que conforman nuestra visión de una persona, de la que hablaba al principio, y nos perdemos mas de la mitad de la vida de los y las demás, concluyo que la percepción sobre los y las demás es la mentira que completa nuestras vidas.

Vaya royo me acaba de salir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: