h1

Disfraz de mi disfraz

enero 11, 2007

Disfrazo mi disfraz cuando el miedo me atrapa, el miedo a él, a ella, a ti, a quien me mira y me piensa, a quien disfraza sus pensamientos entre mentiras fuera de la intimidad de la soledad. ¿Acaso hay alguien sin culpa? De sentir, de querer vivir y verse, ser visto como realmente obras y piensas, de compartir sin el compromiso de ser el algo de alguien, solo siendo parte de quienes quieras; pero miento, mientes y me das miedo, no se quien eres y me aterra las verdades que encierras, juegas a tu juego personal de buscar lo que necesitas, y hasta que lo tengas o ya no lo desees te seré útil. ¿Dejarte mi corazón, regalarte parte de mi ser? Solo si es lo que buscas, si en ti no hay la necedad humana que compone la hipocresía que me rodea, solo si tu sinceridad brilla en tus ojos como el reflejo de una soñada luna de grandeza y claridad. Pero el, ella…tu me fallas, me mientes con cada sonrisa, cuando el aire surca tu garganta para rematar en un sin fin de palabras filtradas, llenas de recursos aprendidos que escudan tu verdad; y te grito la franqueza, me insultas, me meces en algo absurdo, lleno de la locura de lo anormal, mas fácil es la mentira que nunca falla y disculpa lo probable. Más sencillo es cerrar tus sentidos y crear tu realidad, la que necesitas para aniquilarme, olvidarme, odiarme, marcharte con una parte de mí como viento juguetón que roba los pétalos de una marchita flor, cuando ya no la embellecen tanto.
Y te miento, escarnio de miedo que mis labios impiden movimiento. ¿Qué le puedo hacer si el pavor me corroe de acido doloroso que me regalo tu deseada despedida? Ahora soy como él, como ella, como tú, la mentira de mi mentira, la vanidad exacerbada, el orgullo mal entendido, la odiosa capacidad de herirte y utilizarte, de pisotearte como me enseñaste, de mostrarte lo perverso de tu conciencia, el valor de tus ansiados pasos hacia lo que tanto necesitabas de mí. De gritarte la mentira que me enseñaste a decir, de plantar de arboles el claro de mi ser y así ocultarme con tu misma habilidad. Solo si tu ojos me enseñan la verdad, recogeré el disfraz de mi disfraz, y quizás algún día la desnuda parte que de mi ser que nadie ha visto jamás.

null

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: