h1

Si tu quieres

enero 23, 2007

Corre, vuela, grita, cacarea sonidos llegados de lo más profundo de tu interior que destruyan los escudos que no te dejan existir.
Nada, brinca, alza los brazos y proyecta un te quiero que resuene el los acantilados que nos separan o nos quieren separar.
Muéstrate, abre tus ojos, canta la canción que suena dentro de ti y te haga olvidar el tarareo que te han enseñado a recitar.
Desnúdate, camina sin dejar de mirarlo todo, bebe y sacia tu sed con lo que deseas de ti, de mí, del mundo que te aparta de tus verdaderos sentimientos.
Imagina, sueña, despierta de las pesadillas que han querido mostrarte la mentira que te hace sentir fuerte.
Y que brillen tus ojos
Y que tus labios se muevan con los míos.
Y que tus miradas no sean momentos que tengo que reflexionar, sino verdades que acurruquen mi corazón en una manta de ternura.
Perdona, grita un lo siento sin miedo a perder el tiempo que marcha y quita oportunidades para sonreír.
Y no tengas miedo a una batalla que no existe.
Y que tus mejillas se sonrojen con el calor de una palabra sincera.
Y que el miedo no te aparte de dar un paso hacia delante.
Háblame, susúrrame palabras desmedidas y no silencios interminables que te hacen dudar de quien eres, de quién soy.
Odia si es lo que deseas, mas no lo finjas si no lo sientes, quiere si tanto lo precisas, mas no me mientas interpretándolo cada día.
Y que el color de tus ojos borre los grises que en ellos se dibujan.
Y que tus piernas recorran quilómetros sin dejar de contemplar lo vello que dejan atrás.
Equivócate mil veces y mil veces más una rectifica, sin miedo a perder tu dignidad.
Si sueñas conmigo, hazme participe, si soy parte de tus pesadillas, déjame convertirme en el héroe que luche contra los monstros que en ellas habitan.
Si me piensas, sonríe, yo pienso en ti, si lloras, déjame secarte las lágrimas o hacer que crezcan como torrente que limpia tu dolor, sin maldad, solo con el placer de hacerte sentir mejor.
Y si me equivoco, grítamelo, y si acierto grítamelo también, para no creer lo que tus ojos te enseñaron a ver.
Álzate, grita desde la montaña más alta, para que pueda escuchar lo que tus palabras me quieren negar, o lo que tanto me hacen soñar.
Pídeme lo que deseas, y olvidare mis deseos para que los tuyos formen la realidad que late en tu corazón.
Duerme esta noche conmigo, y que nuestros cuerpos no se separen una línea de aire.
Acércate, no temas, no voy a herirte, no voy a humillarte, nunca he deseado pasar por encima de ti, solo las caricias, abrazos y el unirme a tu ser me hacen más grande.
Y que piel se acalore con la mía.
Y que nuestros pechos trasmitan el sonido de unos corazones que corren, vuelan y gritan sus deseos de sentir, de reír…en definitiva, de vivir.

null

Para todas las mujeres que me han hecho o me hacen sentir querido…las que han querido marchar, las que continúan a mi lado, las que sueño, las que he abrazado, abrazo, me han abrazado o me abrazan, ocultándonos entre mantas de calor, cariño y sonrisas cómplices, las que cada día me regalan sus sueños y pensamientos, las que me los ocultan, las que acarician mis manos mientras el sueño las vence, las que me besan o lo desean, para vosotras que tanto os necesito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: