h1

¡Cuántos eternos adioses!

marzo 16, 2007

Temperatura ambiente veinte grados, nubosidad baja sin probabilidad de precipitaciones, en la radio el rock sinfónico de Dream Theater, en mi cabeza una poesía de palabras no encontradas para describirte, en la tuya un sueño silencioso que mecía tu melancolía, en el mundo… ¡que importaba el mundo!, lo poseían tus ojos. En mi vida, tu, y tu tristeza contagiando cada célula de mi cuerpo, y la respuesta de mis dedos acariciándote las mejillas, que secas y frías enmudecían en la palidez de la infelicidad…y tus sueños por mi poesía, pensado en llenarme de todo tu pesar y cubrir ese vacío de tu ser con las palabras, los colores, la luz que mi mente dibujaba de ti. Y en mi pecho, mi corazón en un latir eterno a ritmo de las estrellas que tus ojos me regalaban, y en el tuyo se pintaba el gris de toda triste historia. Y en mis labios solo besos que humedecieran con color la venas apagadas que te hacían suspirar en contenida lagrima, y en los tuyos un adiós, un hasta luego imposible, un impensable hola…solo adiós. Y comenzaron a llover nuestros ojos, y el cielo que no prometía, regalaba, acompañándonos con miles de gotas que añadían banda sonora al golpear el cristal de aquella taberna…y recordé el último beso que sentimos, el último abrazo con brillo en los ojos, y el tiempo se paro para siempre en eternos instantes del solo recordar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: